Antes del cine… Las sombras chinescas

Cuenta la leyenda que el emperador Wu-Ti había perdido a su mujer Wang, por la que sentía un profundo amor. Como consecuencia, el emperador cayó en la más completa apatía. Todos en la corte ensayaron modos de devolverle el gusto por la vida, pero ni los juglares, ni los bufones, ni los cocineros le podían hacer olvidar su tristeza.

 Apareció entonces Sha-Wong, que se declaró capaz de hacer revivir a la bella Wang. Colocó  al emperador ante una tela tendida entre dos postes y sobre la cual hizo aparecer unas sombras de su bien amada. Habló con el emperador de recuerdos comunes….hasta que un día el emperador olvidó la promesa de no tocar la tela. Tiró de la tela y descubrió a Sha-Wong agitando una figura de mujer delante de una lámpara. Comprendó el montaje y monta en cólera.

Existen dos versiones del final: la primera es la muerte de Sha-Wong decapitado y la segunda es la de que rinde homenaje al montador de sombras y el emperador hace que siga con su arte.

Ésta es la leyenda que representa para los chinos el origen del teatro de sombras.

El teatro de sombras chino es el único que incorpora decorados, mobiliario, plantas, palacios y animales, reales o fantásticos. Las figuras son de piel de camello o de buey. Al igual que en el resto de países, las representaciones tienen carácter sagrado, y los personajes representan a los seres del más allá.

Da tu opinión sobre lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s